Como Bimba salvó a su dueño Luis


A continuación os relato una historia veridica de una amiga que consulta con BioAnimal. Es el caso de Bimba y cómo le salvó la vida a su dueño Luis.

Bimba es una pastora belga de pura raza con pedigree, tiene 2 años y es la perra más cuidada y querida que jamas haya visto.

Su dueño Luis tiene 2 niñas, Alba y Berta. Luis se ha separado hace 2 años de su esposa Ana, y se llevan fatal.

Ana conoció a Hugo, se enamoró y dejó a su marido. Luis está hecho polvo y no puede entender que le haya dejado, con lo bien que vivían con las niñas!!

Un dia, ya oscureciendo, Luis va por la carretera y ve a Ana en su coche con Hugo. Empieza a sentir un dolor de estómago tremendo, la rabia le invade, empieza a perseguirlos, les pita, les pone las luces largas para encegarles. Ana me lo cuenta llorando y me explica que pasó mucho miedo, pensaba que iban a estrellase con el coche.

Al cabo de unos días me encuentro a Luís por la calle y me dice que Bimba ha muerto.

- ¿Cómo? – digo yo- ¿Qué ha pasado?

Me dice “Nadie se lo explica ni la propia veterinaria podía creérselo” Le salió un bulto en el cuello, la llevé al veterinario de urgencias, le dieron antinflamatorios, pero al día siguiente estaba peor, el bulto era enorme y le deformaba media cara, no podía casi ni comer. La llevé corriendo al hospital, le hicieron una placa y un tag, me dijeron que era un tumor y que lo iban a analizar haciéndole una biopsia, y le metieron un suero con antibiótico para que le bajara la inflamación.

Me la llevé a casa y esa noche durmió conmigo en mi cama.

Al día siguiente no se movía, estaba el bulto igual, sólo me miraba con carita de pena.

La volví a llevar al hospital, y cuando salió la veterinaria, entre lágrimas me dijo “Jamás había visto algo igual, es un tumor maligno, habrá que sacrificarla, su crecimiento celular es espectacular y es muy muy agresivo”.

Me la llevé a casa, ese día no fui a trabajar, cuando los niños salieron del cole me los llevé a casa y les expliqué como pude que Bimba estaba muy malita y que teníamos que despedirnos de ella. Esa noche no cenamos nadie, ni los niños ni yo. Estuvimos en el sofá con Bimba, abrazándola y haciéndole mimos y despidiéndonos de ella. Dormimos los 4 en mi cama y al día siguiente dejé a los niños al cole y la llevé a sacrificar”.

¿Qué estaba pasando?

Luís está rabioso contra su esposa, no puede aceptar que su mujer le ha abandonado por otro hombre. Cuando se los encuentra por la carretera la rabia y la cólera se apoderan de él, quiere “matarlos” e inicia una persecución con el coche. Luís llega a casa lleno de odio y de resentimiento, les hubiera insultado, a su mujer le hubiera dicho que la odia por todo el daño que le está haciendo y a Hugo le hubiera matado para que desapareciera de sus vidas.

En cambio no puede hacerlo, llega a casa encolerizado, rabioso, tragándose las palabras y ese odio que su cuerpo ha despertado al encontrarse con Ana y Hugo por la carretera.

Y Bimba, fiel a su dueño, a sus pensamientos y emociones empatiza con el estado de ánimo de su dueño, se hace cargo de la situación y somatiza todo ese dolor, esa rabia y esas ganas de matar en ella, provocándole un tumor en la garganta( lo que Luís se estaba “tragando” ) que se muestra con la misma intensidad de estaba viviendo Luís la situación. El tumor se desarrolla en esa área porque es allí donde está el conflicto de Luís (lo que no podía decir, lo que estaba “tragándose”) con la misma intensidad que la rabia y el cólera y en 4 días Bimba muere salvándole la vida a su dueño de ese cáncer galopante que se le llevó la vida.

Gracias a Bimba, Ana y Berta aún tienen a su papá, y él ahora ha comprendido el amor incondicional que su mascota le enseñó sacrificando su vida por él.

Gracias Bimba!!

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now